“En un República democrática es indispensable el respeto de las instituciones públicas y privadas y la primacía de la ley como instrumento regulador y ordenador de las relaciones entre las personas y la autoridad política”